2007 en Japón… Y vuelta

2007年東京に住んでいました・・・今もうスペインに戻りました。 We lived in Tokyo in 2007… Now we are back in Spain.

Desde Nireblog

Nireblog, la casa donde este blog empezó, ha cerrado sus puertas. Por eso, y aunque ya no escribimos cosas nuevas por aquí, hemos decidido trasladar todo el blog a WordPress, compartiendo sitio con Arangurumi, para que así no se pierdan nuestras andanzas blogueras anteriores. Algunas imágenes y vídeos se han perdido por el camino, pero he conseguido recuperar casi todo. Así que, por ahora, esta historia bloguera se queda en el ciberespacio.

Gracias a los chicos de Nireblog por el trabajo realizado y por facilitarnos lo más posible la mudanza.

がんばれ日本!がんばれ東北!

dibujo2.jpg

¡Nos vemos en Arangurumi!

Así es, amigos, a partir de ahora seguiré contándoos mis cosas en un nuevo blog, Arangurumi.

Nuestro año japonés ya queda algo lejos, y, como habéis podido ver, cada vez hago más manualidades y es lo que os muestro aquí, así que he decidido abrir un nuevo blog, con nuevo nombre que se ajuste un poco más a los temas de los que os hablo.

Este blog no lo voy a cerrar, al menos por ahora, ya que aquí quedan recuerdos de estos últimos años, y quizás, quién sabe, aun pueda resultarle útil o interesante a alguien.

Más o menos imagino que el contenido de Arangurumi será similar a lo que viene siendo últimamente, pero en una nueva casa, a la que por supuesto estáis invitados. Así que, si queréis, ¡nos vemos allí!

Pasando calor en Madrid

Acabamos de volver de pasar unos días en Madrid. Desde luego, menudo calor tienen en la meseta… Por suerte no es un calor bochornoso, pero el sol pega quema que es una maravilla, así que hemos pasado los días buscando la sombra y los aires acondicionados a ratos para descansar un poco del calor. Pero, a pesar de eso, hemos pasado bien los días por la capi.

Como no podía ser de otra manera, hemos pasado por algunos de los puntos turísticos principales, hemos recorrido la Gran Vía de punta a punta, visitado el Museo del Prado, el Palacio Real…

Aquí tenemos algunas fotos del Parque del Retiro:

madridagosto

madridagosto

madridagosto

También anduvimos por la Plaza Mayor y alrededores,

madridagosto

madridagosto

por donde encontramos la famosa Churrería San Ginés, a la que con el calor que hacía al final no nos animamos a entrar aunque ganas no nos faltaban, y también vimos estos edificios con paredes curvadas:

madridagosto

Pasamos por delante del Banco de España, delante del cual estaba este cartel indicativo, que curiosamente estaba escrito en tres idiomas, uno de ellos japonés:

madridagosto

madridagosto

Paseamos por el Barrio de las Letras, donde vimos las casas de Lope de Vega y Cervantes:

madridagosto

Vimos que en Madrid también existen los edificios estrechísimos:

madridagosto

Y por supuesto pasamos unas cuantas veces por la Puerta del Sol, donde podéis ver a Santi en el mismísimo kilómetro cero:

madridagosto

madridagosto

madridagosto

No nos atrevimos con el chocolate con churros, pero sí que hicimos un esfuerzo cuando ya se había ido el sol y nos fuimos a cenar ramen a un restaurante llamado Oishii. Como por aquí podemos encontrar sushi pero ramen es imposible, nos dijimos que teníamos que probarlo para matar el gusanillo. No era el auténtico, claro, pero estuvo bien. Otra cosa que no faltó fue el tradicional bocata de calamares, y por supuesto mucha agua para no achicharrarnos, zumos, granizados y demás.

Y ahora ya estamos de vuelta y con shock térmico por una diferencia de temperaturas de unos 10 grados. Hemos aprendido además que si bien aquí en la costa norte cada mañana te levantas y vas a la ventana pensando “¿Qué día hará hoy?”, en el centro, haciendo lo mismo, todos los días eran azules, sin rastro de nubes. ^__^

El baño de Santi

Hace unas semanas el pequeño gran Santi se vio involucrado en una ardua tarea junto con Arandelaさん, de la que sólo diré que convirtió una de las habitaciones de la casa en un taller mecánico.

bañodesanti

Santi terminó algo sucio después del duro trabajo, así que fue el momento de tomarse un baño.

bañodesanti

Se preparó una buena bañera con burbujas y todo, y ni corto ni perezoso, se pegó un chapuzón.

bañodesanti

Después de relajarse en su cuenco de gravedad cero y limpiarse bien los restos de la batalla, solo quedó escurrirse bien y secarse con una buena toalla.

bañodesanti

bañodesanti

Después se puso un rato al sol para secarse del todo.

Un final ideal para una jornada de intenso trabajo.

Ahora ya sabemos que Santi puede bañarse sin problemas, ¡y sobrevivir! ^___^

Mi desayuno

Me encanta desayunar. Mientras que hay personas que no pueden comer nada al levantarse por las mañanas y que tienen que dejar pasar unas horas antes de llevarse algo a la boca, yo únicamente no desayuno en caso especiales y contados.

Además, soy una persona de costumbres fijas en lo que al desayuno se refiere. Normalmente me da por desayunar algo concreto y continúo con ello durante mucho tiempo, siempre lo mismo o muy parecido. Bueno, si estoy en casa claro. Si estoy en otro sitio me adapto a lo que haya.

Ahora mismo mi primera comida del día consiste en lo siguiente:

desayunando

- Un zumo de limón natural con un poco de agua. Dicen que es muy bueno tomar esto en ayunas. Lo tomo desde hace unos meses que estuve pochita con la garganta.

- Dos kiwis y plátano. A veces falta el plátano, pero nunca los kiwis.

- Tres tostaditas de arroz y maíz con mermelada de frambuesas o de frutas del bosque, acompañadas de un vaso de leche de soja fresquita.

- Un te verde con jengibre y limón. Esto viene bien sobre todo en invierno o cuando tienes catarros, aunque yo lo tomo cada día. Como me decía mi sensei de japonés de Tokyo, te calienta el cuerpo desde dentro, desde la tripa. Si estoy con catarro o con dolor de garganta, le suelo echar un poco de miel.

Y éste es mi desayuno. Igual es un poco raro ¿no? Aunque a mí me gusta mucho.

¿Y vosotros? ¿Sois de desayunar o de esperar a media mañana para comer algo? ¿Qué es lo que más os gusta comer por la mañana?

Un, dos, tres, pajarito inglés

La mañana está un poco triste, porque el cielo está oscuro y gris, el pueblo vacío y en silencio con todo el mundo de vacaciones… Así que para animarme un poco he vuelto a ver el “vídeo del gato”, que me enseñó el otro día Arandelaさん, y que me hizo mucha gracia.

Es de un gato que parece que estuviera jugando al juego infantil que yo conozco como “Pajarito inglés”, pero que al parecer también se llama “Pollito inglés” o “Escondite inglés”.

Al final del vídeo, con los ojazos que tiene el protagonista, me resulta imposible no recordar al gato de Shrek.

Restaurante Sakura de Barakaldo

Ayer estuvimos de expedición gastronómica con Neki. Bueno, en realidad fuimos a probar un restaurante japonés del que había buenas referencias. Como los tres teníamos muuuchas ganas de comer un buen sushi, allá que fuimos a comprobar si era tan bueno como parecía.

El caso es que la cita se convirtió en una verdadera expedición gastronómica, como decía, porque nos pasamos horas y horas venga que hablar de comidas, sobre todo de las comidas que habíamos probado en Japón (y que echamos mucho de menos) y de las que nos hemos dejado sin probar. Vamos, que fuimos los más pesados de las comidas. ^____^

Pero, a lo que iba, el restaurante. Se llama Sakura y está en Barakaldo. Yo había leído por ahí que tenían una especie de menú-buffet con el que podías ir pidiendo lo que te iba apeteciendo. Y al llegar comprobamos para nuestro regocijo que así es. ¡Es un tabehodai! Así que aun con dudas de qué pediríamos, entramos e intentamos decidir qué comeríamos.

Empezamos con un poco de ensalada, sopa miso y después, ¡sushi a raudales! Tres raciones para empezar (una para cada uno), con cuatro piezas por ración, además de unos makis. Otras tres raciones después, y otras tres raciones más tarde. Ésta última pensaba que no sería necesaria para mí, que no podría más, pero estaba tan bueno que al tenerlo delante no lo resistí y me comí mi tercera ración. ¡Qué bueno estaba!

Estaba muy bueno, el mejor que hemos podido probar por aquí sin duda. Además, al poder ir pidiendo según te va apeteciendo, lo sirven recién preparado.

sushissakurabaraka

Esto se acompañó con algunos gyoza, unos entremeses que consistían en pescaditos fritos, un poco de pato y un par de costillitas laqueadas, y además un katsudon que el amigo Neki tenía muchas ganas de probar. De postre una bolita de helado.

Había muchas cosas más: gyudon, tendon, yakitoris, sashimi, udon, soba… Bueno, un montón, pero por esta vez nos centramos en el sushi.

Pues cada menú costaba 10,95 euros, por ser fin de semana. Entre semana el menú-buffet del mediodía cuesta 8,95, y el de las cenas 12,95. En fin de semana por las noches no hay buffet, solo carta. Las bebidas son aparte, así que en total, incluyendo algo de propina, nos salió por 15 euros por persona, lo cual ¡no está nada mal por aquí por comer tanto sushi!

Ale, si andáis por aquí y tenéis mono de comida japonesa, creo que esta es de las mejores opciones. ^__^

Con estas manitas X: Lo que me ha cundido el Tour

Éstas últimas semanas he hecho algunas cosas nuevas.

Os confieso la verdad, ahora ya ha terminado pero… He estado toda enganchada al Tour de Francia. Toda la vida diciéndole a mi padre que eso del ciclismo era un rollo, y aquí me tenéis, a los 33 descubriendo que puede llegar a ser interesante (sí, aita, tenías razóooooon). Nunca es tarde para descubrir cosas… Y mientras pasaba las tardes amenizadas por las retransmisiones de Perico Delgado y su compañero Carlos de Andrés, que son muy majetes los dos y me han hecho reír un rato, el tiempo me ha cundido bastante en cuanto a manualidades se refiere.

Además de la camiseta del post anterior, que me llevó un tiempecito, he cosido bajos de pantalones, una bolsa para el pan a juego con un delantal que me hice anteriormente, un cojín para una banquetita para mi padre, un alfiletero nuevo… Y además, como no, cositas a ganchillo, siguiendo algunos patrones que encuentro en libros, que son las que os enseño aquí.

Primero fueron los champis:

setaswithmark

Después llegó un gran descubrimiento: los donuts.

piramidedonuts

Veréis, los donuts molan bastante. El primero que hice fue el del medio. No es muy grande, y resulta que después de hacerlo pasé ratos con el en la mano sin darme cuenta, ya que puedes estrujarlo lo que quieras, en plan bola anti-estrés, que siempre vuelve a su ser. ¡Es genial! Además por su tamaño puedes utilizarlo de llavero o colgante de adorno. Así que Arandelaさん me pidió uno para tener de llavero. Al preguntarle me dijo que lo quería con cobertura de chocolate y vainilla (se dejó llevar por su amor al chocolate), que es el de arriba, pero después se le ocurrió que prefería uno con cobertura de fresa y nata que hiciera juego con su moto. Así que hice uno nuevo, que ahora guarda las llaves de la susodicha:

donutsllavero

El último que hice fue el rosa con chispitas de caramelo:

tresdonuts

Después de los donuts, hice esta mini-cajita-manzana:

manzanitatapada

manzanitaabierta

Y, por último, algo que está causando sensación en casa: la bola-asteroide. La bola-asteroide mola un montón, porque además de estrujarla lo que quieras, puedes jugar con ella como si fuera una pelota pero al ser blandita no hace daño. Encima, al tener muchas puntas, a veces su recorrido es impredecible, lo que hace el juego mucho más divertido.

asteroidesprimeros

Primero hice la roja, y después, ante el éxito obtenido, hice la amarilla. Con estos hilos bicolores queda muy chula, creo yo. Como tengo más de estos hilos, seguro que haré asteroides en más colores.

Encontré la bola-asteroide (bueno, el nombre se lo hemos puesto nosotros, jeje) aquí, aunque cambié la manera de hacerla ya que seguir el patrón que aparece en la página me resultaba algo complicado.

¡Ya veis que he hecho un montón de cosas! Vive le Tour! ^__^

Con estas manitas IX: De camiseta sosa a…

¡Jardín de flores!

¿Alguna vez habéis decorado alguna prenda?

Recientemente he estado viendo en las tiendas camisetas muy bonitas, decoradas de maneras originales, pero que a la vez me resultan muy caras para ser una camiseta. Ahora que estamos en rebajas, hay oportunidad de encontrar camisetas básicas a precios muy baratitos, así que pensé ¡voy a decorar una camiseta!

Encontré una camiseta de color moradito por 6 euritos, y me pareció perfecta para intentar hacer algo con ella. Además, si cuesta poco dinero, no hay tanto miedo de estropearla. ^___^

Así que, aun sin decidir qué iba a hacer con ella, empecé a mirar algunas de las cosas que podía utilizar:

camiflores

Para decorar ropa, bolsas o cosas así, sabed que podemos utilizar un montón de cosas, que no tienen por qué ser complicadas. Podemos hacer apliques a ganchillo, sí, pero también podemos utilizar fieltro, botones bonitos que tengamos por ahí, restos de telas, cintas o lazos, pintura para tela, cuentas… En fin, muchas cosas que se nos pueden ocurrir.

En mi caso finalmente me decidí por hacer unas flores con esos hilos que veis en la foto. Me los regaló mi madre para que hiciera algo con ellos, y son muuuy finitos, así que para hacer amigurumis casi que no se pueden utilizar porque, además de dejarse una los ojos y los deditos, quedan muy pequeños.

Pero les he encontrado un buen uso, como es el de decorar la camiseta. Así que me puse manos a la obra, e hice diez florecitas, cinco hojas y un sol.

camiflores

Una vez terminadas, solo ha hizo falta decidir cómo colocarlas y coserlas. Al final puse siete flores en la parte frontal de la camiseta, con sus tallos y hojitas, y dejé una florecita para cada manga, y una ultima para la espalda, justo debajo del cuello. Éste ha sido el resultado:

camiflores

Detalle de una de las flores:

camiflores

Estoy muy contenta con mi nueva camiseta.

Ya veis que echándole un poco de imaginación y dedicándole algo de tiempo, podéis cambiar el aspecto de las prendas y darles un “nuevo look”.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.