2007 en Japón… Y vuelta

2007年東京に住んでいました・・・今もうスペインに戻りました。 We lived in Tokyo in 2007… Now we are back in Spain.

Archivos en la Categoría: Parques y templos

Kyoto: Higashiyama

Uno de las primeras zonas de Kyoto que visitamos fue la de Higashiyama. La ciudad de Kyoto está rodeada en el oeste, el norte y el este por montañas. Higashiyama hace referencia a la zona este (higashi es este, yama es montaña).

Por esta zona se pueden encontrar cantidad de templos. Quizás el más famoso sea el Kiyomizudera, o templo del agua pura, ya que en la actualidad está propuesto como candidato a una de las nuevas siete maravillas del mundo. En cualquier caso, empezando en este templo, puedes ir paseando por esta zona de Kyoto enlazando un templo con el siguiente, todos ellos muy bonitos.

Para llegar al Kiyomizudera hay que subir una cuesta, que teniendo en cuenta que es un sitio muy visitado y que además era día festivo, estaba a tope de gente. Al ser un sitio turístico, las calles de acceso estaban repletas de pequeñas tiendas de productos típicos y omiyage (souvenir). Del tema de los omiyage hablaré en otro momento.

Éstas son algunas fotos del recinto del templo Kiyomizudera:

Kiyomizudera

Kiyomizudera

Kiyomizudera

Mientras subíamos hacia el templo, no pudimos disfrutar demasiado del paseo, porque como os decía había muchísima gente. Sin embargo, caminar por otras calles de esta zona fue muy agradable. Son calles estrechas, sin coches, como calles de pueblos, muy tranquilas y con algunos edificios más tradicionales.

Kiyomizudera

Durante el paseo pudimos ver varias veces a jóvenes maiko, que son aprendices de geisha.

Higashiyama

Kiyomizudera

La mayoría posaban con mucha paciencia ante los que andábamos por allí. Llaman mucho la atención, con sus trajes tan coloridos, y eran una atracción más de la zona.

Como estaba próxima la celebración del día del niño, en varios sitios pudimos ver las famosas «carpas voladoras», que se colocan en los mástiles por todo Japón en estar fechas, ya que simbolizan el esfuerzo y la perseverancia que se espera que tengan los niños al crecer.

Higashiyama

Castillo de Osaka

El Castillo de Osaka es uno de los más famosos de Japón. Fue construido en el siglo XVI por Toyotomi Hideyoshi. Desde entonces ha habido que reconstruirlo y rehabilitarlo varias veces. Se puede visitar el castillo por dentro, ya que además alberga un museo.

El castillo está ubicado en un gran parque, y rodeado por agua.

Castillo Osaka

Castillo Osaka

Castillo Osaka

Castillo Osaka

Una cosa que nos llamó la atención, aparte evidentemente de que el castillo y sus alrededores son preciosos, fue algo que no tiene nada que ver con esta belleza.

En Tokyo ya habíamos visto la cantidad de gente sin hogar que hay. Por las calles puedes ver algunos, pero donde más hay (o donde más los hemos visto) es en los parques. Puedes verles durmiendo bajo los árboles, y es chocante ver el contraste que se da a veces, sobre todo cuando hay ciertos eventos. En estas ocasiones están los parques llenos de gente, celebrando por ejemplo el hanami, y las personas sin hogar allí sentados en los bancos…

Pero lo que vimos en el parque del Castillo de Osaka fue más impresionante aun, ya que allí mucha gente tenía construidos sus hogares. Por todas partes se podía ver albergues hechos con unas lonas azules. Al principio no nos dimos cuenta de qué eran, pero luego vimos colgadores para la ropa y demás utensilios para la vida cotidiana, y nos dimos cuenta de que eran «casas». No eran dos o tres, sino que allí hay mucha gente viviendo.

No sé a vosotros, pero a mí estas situaciones me dejan un poco… sin palabras.

Sin hogar

Sin hogar

Koishikawa Korakuen

Junto al estadio Tokyo Dome y rodeados de edificios de oficinas, están los jardines Koishikawa Korakuen. Es un recinto grande (70.000 m²) con un montón de puntos interesantes para ver, y muy tranquilo.

Su construcción comenzó en 1629, bajo el mando Yorifusa Mito, y fue terminado por su sucesor, Mitsukuni Mito. Este último incluyó en los jardines elementos chinos, además de japoneses, algunos de ellos de la escuela confucionista Shushunsui. Un ejemplo es el Engetsu-kyo, Puente de Luna Llena, que se llama así porque su reflejo en el lago forma una circunferencia completa.

Koishikawa Korakuen

Bueno, pues pagando una entrada de 300 yen, podemos disfrutar de este sitio tan bonito. El paseo puede durar como mínimo una hora, y también puedes pasar el rato por allí, ya que hay zonas para sentarse y simplemente disfrutar del entorno.

Durante el recorrido podremos ver estanques con islas, pequeños templos, puentes como el anterior, campos de arroz… y montones de árboles muy cuidados. Una cosa que me llama la atención desde que estoy aquí es lo mucho que se cuidan los árboles. No sólo en los jardines como éste, en los que es lógico que estén cuidados, sino en muchas otras zonas de la ciudad. Podréis ver a lo que me refiero en algunas de las fotos siguientes.

Koishikawa Korakuen

Koishikawa Korakuen

Esta es la zona de los campos de arroz:

Koishikawa Korakuen

Koishikawa Korakuen

El puente Yatsu-hashi, formado por ocho planchas de madera (yatsu significa ocho):

Koishikawa Korakuen

La isla Horaijima en el estanque Osensui:

Koishikawa Korakuen

Éstas son fotos del jardín interior, Naitei:

Koishikawa Korakuen

Koishikawa Korakuen

Koishikawa Korakuen

Y éstas de otras zonas del recinto:

Koishikawa Korakuen

Koishikawa Korakuen

Koishikawa Korakuen

Como decía, en estas imágenes podéis ver cómo se sujetan las ramas de los árboles con estacas, permitiendo que consigan estas formas tan elegantes…

Monte Takao: Festival de Primavera

Como comentaba en el post anterior, en el templo Takaosan Yakouin se celebraba un Festival de Primavera.

Según nos acercábamos al templo, oíamos música que venía de allí. Sin embargo, no era música tradicional japonesa ni nada por el estilo. A mí me parecía música de banda tipo la de los desfiles estadounidenses. Nos sorprendió un poco, pero cuando llegamos al templo comprobamos que así era. Además del festival (o dentro del mismo, no lo sé), había algún evento en el que se exhibían juntas las banderas japonesa y estadounidense, y acompañaba la música de una banda. Además había algunos grupos de «boy-scouts» por allí. Todo junto quedaba una mezcla curiosa…

Takao

También vimos a unos cuantos hombres sujetando una escalera, y uno de ellos subía hasta arriba y hacía malabarismos.

Takao

Periódicamente se hacían unas pequeñas procesiones por el recinto del templo.

Takao

Takao

Éstas son algunas otras fotos de las personas que vimos por allí, entre ellos algunos niños que como comentaba antes participaron en el desfile, vestidos con trajes tradicionales. Hay que decir que entre la gente que andábamos por allí había unos cuantos fotógrafos profesionales, intentando hacer fotos a los niños, igual que hacían los familiares de los mismos. Así que en diferentes zonas del recinto encontrabas a adultos haciendo posar a las criaturas (cosa complicada cuando juntaban a más de un niño, claro).

Takao

Takao

Takao

Una vez bajamos del monte, fuimos caminando hasta Takao (unos 4-5km). Allí cogimos el tren de vuelta. Por el camino hicimos algunas otras fotos. Entre ellas ésta tan graciosa,

Takao

Cuando llegamos a la estación, vimos a algunos de los participantes del festival saliendo de la misma. Llamaban la atención vestidos con sus trajes en medio de la estación del tren.

Takao

Monte Takao

El monte Takao está en la parte oeste de Tokyo, en la ciudad de Hachioji. Nosotros estuvimos ayer ya que en el templo Takaosan Yakuoin, que se encuentra en el mismo monte, se celebraba un Festival de Primavera.

Ir a este lugar se puede hacer fácilmente en tren, que te deja justo en la parte de abajo del monte.

Takao

Después puedes subir andando (tiene 599m de altura), o utilizar el funicular o el telesilla que hay preparados para subir. Para subir y bajar andando, hay unas cuantas rutas señalizadas, en cada una de las cuales puedes ver diferentes puntos de interés.

Nosotros ayer utilizamos el telesilla, ya que habíamos leído que durante el festival habría un desfile de niños vestidos con trajes tradicionales, y como para cuando llegamos a Takao ya era algo tarde temíamos perdérnoslo.

Takao

Una vez arriba, se tarda unos 15 minutos caminando hasta el templo, así que fuimos paseando hacia allí. Por el camino pudimos ver que desde el monte Takao hay unas geniales vistas. La pena era que el día estaba algo brumoso.

Takao

Takao

Durante el paseo hacia el templo se pueden ver a los lados del camino muchas figuras y piedras talladas.

Takao

Takao

Takao

A medida que nos acercábamos al templo veíamos cada vez más gente, entre ellos montones de niños vestidos con trajes de colores vivos. Al final, nos habíamos perdido el desfile, pero de todas formas el festival continuaba, así que seguía habiendo mucha gente por allí.

El recinto del templo es bastante grande y situado en cuesta, por lo que para llegar a algunos de santuarios había que subir unas cuantas escaleras.

Éstas son algunas fotos que hicimos en el templo:

Takao

Takao

Takao

Takao

Takao

Takao

Hanami 花見 III: La caída de la hoja

El mismo jueves ya pudimos ver el comienzo de la caída de la hoja. Comprobamos así lo poco que dura la flor del cerezo, en tres o cuatro días puedes ver el árbol florecer y los pétalos caer. Ya podéis imaginar que hay que estar al tanto de cuándo van floreciendo los cerezos para ir a verlos, porque como lo dejes para otro día, ¡igual ya no los ves!

Aunque igual puede parecer triste ver las flores caer tan pronto, aquí se disfruta tanto de ver los árboles en flor como de ver la caída de la hoja. La flor del sakura es delicada y con el viento enseguida cae. Así, se puede disfrutar de su belleza y al caer en su plenitud, no da tiempo a verla marchitar.

Esto guarda relación con parte del código samurai. De hecho, el emblema de los guerreros samurai era la flor del cerezo. La aspiración de un samurai era morir en su momento de máximo esplendor, en la batalla, y no envejecer y «marchitarse», como tampoco se marchita la flor del cerezo en el árbol.

Sakura

Hanami 花見 II

Al atardecer fuimos a Kudanshita, al parque Kitanomaru, y allí seguimos viendo los cerezos y la cantidad de gente que hacía lo mismo, claro.

Sakura

Sakura

Sakura

Sakura

Sakura

Sakura

Sakura

Sakura

Sakura

Sakura

Sakura

Sakura

Sakura

Al salir del parque nos dimos un buen paseo rodeando todo el recinto del Palacio Imperial, y por el camino vimos zonas en las que los cerezos estaban iluminados.

El jueves por la noche cayó un buen chaparrón, y pensamos que igual muchos árboles habrían perdido la mayoría de sus flores. Pero seguían estando bonitos. Nosotros fuimos al Museo Nacional de Tokyo, y como está en el mismo parque Ueno, pudimos comprobarlo.

Sakura

Sakura

Sakura

Sakura

Sakura

Hanami 花見 I

Esta semana se celebra en esta zona de Japón el Hanami, ya que han florecido los cerezos.

Hanami significa «mirar las flores» (el primer kanji significa flor, y el segundo mirar). Éstas son fechas muy importantes aquí, y se puede ver a la gente llenando los parques y zonas donde hay cerezos para contemplar las flores. Durante las semanas previas, se van haciendo predicciones sobre la fecha en que florecerán los árboles. Este año se ha debido adelantar algo, al haber sido un invierno menos frío que otros.

En su origen este festival estaba reservado a la aristocracia, pero durante el período Edo, el shogun Tokugawa Yoshimune hizo plantar multitud de cerezos en diversas zonas para extenderlo a todo el pueblo y que todos pudieran disfrutar de las flores de los mismos.

En los días en que florecen los cerezos, es costumbre acudir a los parques a comer o a cenar, en plan «pic-nic», con la familia o los compañeros de trabajo. En este último caso, se puede ver durante el día a hombres trajeado sentados ellos solos bajo los cerezos, reservando el sitio para cuando lleguen el resto de los trabajadores de la empresa.

Nosotros estuvimos viendo los cerezos en diferentes zonas.

El miércoles ya vimos algunos árboles en flor, aunque todavía les faltaba bastante. Hacía bastante calor, así que ya se podía sospechar que en uno o dos días aquello estaría a tope de flores.

Éstas son fotos de un parque que hay junto al Civic Center de nuestro distrito.

Sakura

Sakura

El jueves fuimos a ver los cerezos al parque Ueno, zona muy famosa en estas fechas porque tiene muchísimos de estos árboles. Por el camino también pudimos ver los sakura de la zona de la universidad. Esta foto es de una de las calles que rodea el campus.

Sakura

Ésta es de un pequeño templo cercano a la uni.

Sakura

Como veis, hay diferentes especies de Sakura. Algunos tienen las flores más blancas y otros más rosadas.

Antes de llegar al parque Ueno, pasamos por el Lago Shinobazu.

Sakura

Sakura

Sakura

Sakura

Sakura

Sakura

Y por fin llegamos al parque Ueno.

Sakura

Sakura

Sakura

Sakura

Sakura

Sakura

Sakura

Sakura

Sakura

Baile del Dragón Dorado

El domingo se celebraba en el templo Sensoji, Asakusa, la conmemoración de la aparición de una imagen del bodhisattva Kannon, encontrada por dos pescadores en el río Sumida. Según la leyenda, aunque los pescadores dejaron la estatua donde la encontraron, ésta volvía una y otra vez. Así, se construyó el templo para la diosa Kannon, en el año 628. La celebración de este evento se hace cada 18 de Marzo, y se llama Jigen-e.

Durante el día se puede ver en el recinto del templo el baile del Dragón Dorado, Kinryu-no Mai. El dragón, de 18 metros de largo, recorre la calle Nakamise, que va desde la entrada al recinto hasta el mismo templo, seguido de un carro en el que va un grupo de mujeres tocando música.

Sensoji Dragón Dorado

Sensoji Dragón Dorado

Sensoji Dragón Dorado

Sensoji Dragón Dorado

Sensoji Dragón Dorado

Sensoji Dragón Dorado

Sensoji Dragón Dorado

Sensoji Dragón Dorado

Kanda Myojin

En Ochanomizu, junto al templo Yushima Seido, se encuentra el templo sintoísta Kanda Myoin.

Es un templo con mucho colorido y muy llamativo. En el mes de mayo se celebra aquí el festival Kanda Matsuri, uno de los mayores festivales de Tokyo. Durante la época de Edo, era uno de los pocos festivales que se permitía celebrar dentro del castillo de Edo.

Kanda Myojin

Kanda Myojin

Kanda Myojin

Kanda Myojin

Kanda Myojin

Kanda Myojin

En esta última foto se puede una vez más cómo conviven lo antiguo y lo nuevo en Tokyo: dentro del recinto del templo una máquina expendedora de bebidas (con razón se dice que están por todas partes), casualmente junto a unos barriles tradicionales de sake.

Kanda Myojin