2007 en Japón… Y vuelta

2007年東京に住んでいました・・・今もうスペインに戻りました。 We lived in Tokyo in 2007… Now we are back in Spain.

¿Sugerencias?

Como ya os comenté, estoy pensando en abrir un nuevo blog con una mini-tiendecita de mis manualidades. Creo que empezaré con otro blog y quizás también en Etsy.

Para cualquiera de las dos, en todo caso, necesitaré un nombre, y aquí es donde os pido ayuda.

Me gustaría elegir un nombre bonito para la tienda, pero me está resultando difícil… Mientras le daba vueltas, mirando por la red incluso he encontrado unos cuantos generadores automáticos de nombres como éste, éste o éste otro, con los que pueden surgir combinaciones divertidas.

También tengo un par de sugerencias hechas por Coca:

– Aran no mise

– Con estas manitas

La segunda de éstas ya se me había ocurrido, por ser el nombre de la categoría de mis manualidades en este blog, pero está ya muy utilizado, por lo que he visto por ahí.

Por nuestra parte, se nos han ocurrido algunos como:

– Aran-ya

– Santi & co.

– Santi’s friends.

– Santi’s txoko (txoko en euskera significa rincón o sitio pequeño), o El rincón de Santi.

Hm, pero no sé… ¿Se os ocurre alguno a vosotros? ¿Os gusta algunos de los que ya tenemos aquí?

Parece una tontería, pero cuesta más de lo que parece… Al menos a mí.

Una vez hayamos elegido un nombre, tendré que intentar crear un banner o algo chulo que le vaya, pero eso ya será otra historia…

Pensando… Pensando…

peeensaaandooo

Anuncios

Duda existencial 05.07.2010: “Oiga, entonces, ¿desde cuándo dice que somos adultos?”

Ya me había planteado esto alguna otra vez, y hoy, con esto de que se ha aprobado la ley del aborto, me ha vuelto a surgir la idea.

Según esta nueva ley, las mujeres mayores de 16 años podrán abortar antes de la semana 14 de gestación sin dar explicaciones.

Vale, entonces, mi duda es: si a los 16 años ya se considera a una chica adulta, “mujer”, y con capacidad suficiente para tomar una decisión tan importante, a mi entender, como la de abortar, ¿cómo es posible que aun sea una “niña” en lo referente a comprar alcohol o votar, por ejemplo? Peor aun, y esto sí que me reconcome por dentro, ¿cómo es posible que si esa misma chica decide robar, dar una paliza y/o asesinar a otra persona, sea considerada “menor” y al parecer incapaz de comprender las consecuencias de lo que ha hecho?

Esto ya me venía a la cabeza cuando se hablaba de la píldora del día después, que desde hace unos meses se puede comprar con cualquier edad y sin receta en las farmacias.

A ver, no estoy entrando a valorar si me parece bien o mal el aborto o la píldora del día después, no me entendáis mal. Lo que no comprendo es que para algunas cosas los menores son adultos, y para otras son niños. Si se nos considera mayores para unas cosas, se nos debe considerar mayores para todo. Y si, por el contrario, se nos considera menores para unas cosas, se nos debe considerar menores para todo. Vamos, eso es lo que me parece más consecuente.

Así que ésta es mi duda de hoy, ¿por qué esta contradicción?

And the winner is…

La lista final de participantes ha quedado de la siguiente manera:

  1. Quicoto
  2. Robert
  3. Turris
  4. Nora
  5. Menel
  6. Sheila
  7. Nuria
  8. Coca
  9. Ana Belén
  10. Susa00
  11. Mª Carmen
  12. María
  13. Manuel Mosqueda

¡Gracias a todos por participar!

Y el resultado del sorteo, de la mano de Santi, ha sido:

¡¡¡Enhorabuena menel!!!

Intentaremos que tu premio llegue cuanto antes. ^__^

La sorpresa: Sorteo

Hace poco os comentaba que estaba preparando una pequeña sorpresa. Parte de la misma son las últimas kokeshi que he hecho, y como ya están listas, os puedo contar que la sorpresa se trata de un sorteo.

Como siempre que os enseño las cosas que hago me animáis mucho con vuestros comentarios, he pensado agradecéroslo haciendo un sorteo de algunas de ellas.

Quien quiera participar, podrá elegir entre:

– Una de las cinco kokeshi, las cuatro nuevas y la que es diferente (de izquierda a derecha: azul con obi blanco, verde con un moño, roja con obi verde, blanca con obi rosa, turquesa con obi morado):

sorteo

– Una de las bolsitas:

sorteo

– Y, como no podía faltar, un Santi con txapela verde y zapatos a juego:

sorteo

Para participar únicamente tenéis que dejar un comentario diciendo cuál de estas cosas os gustaría si ganarais. Si fuera una kokeshi, podéis decir el color de la que os gusta. Aceptaremos un comentario por persona.

Se asignará un número a cada comentario recibido (por orden) antes del viernes que viene, día 25, a medianoche hora española. Con estos números haremos el sorteo el fin de semana y después anunciaremos el nombre del ganador.

Me pondré en contacto con la persona en cuestión a través del email que dejáis al hacer el comentario, para que me indique su dirección y así le pueda enviar su premio.

sorteo

¡Muchas gracias y suerte!

Con estas manitas VIII: Producción en serie

No rápido, pero en serie.

Hace poco os comentaba que andaba liada con algo, pues era con esta nueva tanda de kokeshis.

Las he ido haciendo por partes: primero todos los cuerpos y mangas, luego todas las cabezas, rellenar, unir, pelo, detalles… En fin, que atareada he estado. ^__^

No os asustéis al verlas todas así, “desmontadas”:

kokeshisenserie

kokeshisenserie

Por fin, ya tenemos aquí el resultado:

kokeshisenserie

kokeshisenserie

kokeshisenserie

Todas similares, pero cada una con su encanto personal.

Aquí tenemos a toda la familia kokeshi que tenemos en casa ahora mismo, solo falta ésta, que ya se la regalé a mi madre:

kokeshisenserie

Uy, ¡pero cuántas somos ya!

kokeshisenserie

Segunda Poda

Hace no mucho posteamos una poda del bonsai de hoja caduca que tenemos. El arce que tenemos se ha adaptado muy bien al clima tropical de Zamudio y no hace más que brotar.

brote

Después de ver cómo se desmadraba de nuevo el bonsái, decidimos darle una segunda poda y pelarlo de nuevo.

El resultado de la poda tropical quedó como sigue:

poda

El arce parecía otra cosa después de pelarlo un poco. Esperamos que siga brotando con tanta energía durante mucho tiempo. Se ve que no lo cuidamos tan mal.

¿Qué hago con ellos?

Varias personas me han estado animando últimamente a hacer algo con todos mis muñequitos y manualidades. En general me sugieren, aprovechando las ventajas de internet, ponerlos a la venta, en un blog o bien en alguna página de las que existen para ello, como Etsy.

Yo, por un lado, pienso, ¿y por qué no? Claro, no esperaría ni mucho menos vender manualidades como para conseguir un sueldo. Pero, ya que puedo hacer algunas de estas cosas, que me gusta hacerlas, y que, pensémoslo, como siga a este ritmo no voy a saber dónde meterlas todas, podría intentarlo ¿no?

Por otro lado, me entran las dudas. ¿Le interesarán a alguien estas cosas, como para comprarlas? ¿Cuál sería la mejor manera de venderlas? ¿Cuáles, de las cosas que hago, pueden resultar más interesantes? Bueno, y más cosas que se me ocurren cuando me planteo la idea.

¿Qué os parece todo esto? ¿Mucho lío? Igual todo es probar, pero como nunca he hecho nada de esto, así de primeras me encuentro algo indecisa.

Bueno, sabed que acepto todo tipo de sugerencias. Así que si tenéis algo que aportar, ¡será bienvenido!

De todas maneras, estoy preparando una sorpresita. Espero no tardar demasiado con ella, y espero también que os guste. A ver si puedo contaros pronto las novedades al respecto. De momento, os dejo con esta foto:

abababababababa

Duda existencial 31.05.10: Hay clientes… y clientes

Hoy quiero compartir un tema del que seguro que todos tenéis alguna experiencia similar: las compañías telefónicas y cómo nos dejamos tratar por ellas.

Hace unos meses, decidimos cambiar de compañía. Estábamos con Euskaltel y, viendo que otras compañías estaban sacando ofertas nuevas y más atractivas, empezamos a pensárnoslo. Antes de decidirnos a cambiar, como estábamos más o menos contentos con el servicio que nos daban, les llamamos para ver si tenían alguna oferta para los ya clientes, que mejorara un poco nuestras condiciones del momento, y de esta manera no tener que cambiar. Peeero, nos dijeron que nanai, vamos, que las ofertas buenas son solo para los no-clientes, o sea, para captar nuevos, pero que al parecer no tenían ningún interés en mantener a los que ya lo eran. En fin, esto ya de por sí, aunque no nos sorprende porque es así como funcionan las cosas, al menos por aquí, no se entiende mucho. Digo yo que debería interesarles no perder clientes y, por tanto, intentar cuidarlos un poquito ¿no?

Así que miramos otras ofertas y decidimos cambiar a la entonces Telefónica. Aquí ya empiezas a alucinar, porque en cuanto llegó la notificación de baja a Euskaltel, cogen y nos llaman ofreciendo ofertas mejores que la que teníamos… Pero señores, ¿no sería más fácil haberlo hecho antes, de manera que yo no me tuviera que cambiar de compañía? ¿Si antes no podían hacernos ninguna nueva oferta, por qué ahora sí?

Bueno, nosotros ya habíamos hecho la gestión y ya iba a ser un lío dar marcha atrás, así que lo dejamos estar. Ya era tarde. Para la próxima.

Ahora bien, voy con Telefónica. En sí no tenemos quejas del servicio que nos dan, peeero todos nuestros problemas con la compañía han venido de la mano de la amable comercial con la que tratamos.

Claro, volvemos al tema de la diferencia de clientes. Cuando fuimos allí a informarnos sobre la oferta (decidimos hacerlo en persona en vez de por teléfono o por internet previendo posibles problemas), oye, fue todo supergenial. Un montón de rato explicándonos, toda la charla completa, “Ya veréis qué bien”, “No os vais a arrepentir”, “¡Uf! Si en vuestra zona tenéis una cobertura genial.” Aquello ya debería haberme hecho reflexionar un poco. Y es que, veréis, la gente con actitud “tan comercial” no me suele resultar de mucha confianza.

Finalmente nos lo pensamos y decidimos hacer el cambio. Y empezó la movida.

Bueno, no me acuerdo de todo lo que pasó, pero en resumen, al gestionar la orden de alta alguien se equivocó (desde luego, no fui yo), con lo que si bien nos instalaron la línea telefónica enseguida, pasaron como tres semanas sin internet y tele. Esto ya de por sí resulta muy cabreante, además la comercial tardó en resolver el asunto (Arandelaさん incluso se enfadó y le llamó a ver qué pasaba, mira que tiene paciencia el hombre), y lo que es mejor aun, al hacernos la instalación tres semanas más tarde de la fecha en la que contratamos, ¡no nos aplicaron la promoción que nosotros firmamos, sino la de la fecha de instalación! Por supuesto, como imaginaréis, con esta nueva promoción nos salía todo más caro.

Nada, visitas a la tienda, llamaditas a la comercial, llamaditas al 1004… Hasta que el martes de la semana pasada, después de recibir la última factura,  fuimos a la tienda, como nos indicó la comercial, para que nos resolviera el tema de una vez y cambiaran el código de la promoción para que nuestra factura viniera como es debido. El martes la chica me dijo que me llamaba al día siguiente.

Como a día de hoy (casi una semana después) aun no había llamado, le he llamado yo hoy a ver cómo estaba el asunto (porque, recordemos, ella me dijo que me llamaba al día siguiente). Y no va y me dice, atención, ¡que ese tema no es su prioridad, que tiene otras muchas cosas que hacer, que la prioridad son los clientes en tienda, que ahora mismo tiene un cliente delante y que ya lo va haciendo según tenga un hueco!

Vale, que no es su prioridad ya lo sé desde el momento en que firmé y salí por la puerta la primera vez, y sé también que si entra gente a la tienda la tienes que atender, pero, leches, ¿os parece normal decirle eso claramente a un cliente? Bueno, yo todavía estoy alucinando…

Yaaaa, claro, que como yo YA soy cliente, ya no importa cómo se me trate.

A ver, que yo no digo que mi reclamación tenga que ser su prioridad, (aunque también llevo ya tres meses con este tema), eso lo sé. Sé que una persona en el trabajo puede estar bien ocupada, pero decirlo así me parece bastante feo, ¿no?

Digo yo que hay maneras de decir las cosas. Si no has tenido tiempo, pues no lo has tenido, bien. Pero si a mí me dices que me llamas al día siguiente, me llamas. Y si no estás segura de que vas a poder, no me lo digas, porque yo voy a estar esperando.

Hay que mirarle el lado bueno. Al menos el cliente que estaba con ella en el momento, si es avispado, ahora ya sabe que si tiene algún problema no será su comercial la que se lo resuelva prestamente.

Con estas manitas VII

En este nuevo capítulo de manualidades, os presento a la nueva kokeshi que hice para regalar a mi amatxo en su cumple. Es similar a una de las anteriores, la de los moñitos, que es la que más éxito tuvo. Esta vez, siguiendo vuestros consejos, le he añadido un obi y además una florecilla en la cabeza, así que ha quedado muy colorida ella.

conestasmanitasVII

Sigo con la tendencia de hacer regalos en envoltorios reutilizables, así que hice también una bolsa en la que iban los regalos, de las que luego se pueden utilizar para hacer algo de compra o llevar cualquier cosa:

conestasmanitasVII

conestasmanitasVII

Como me gustó mucho cómo quedó la bolsa con esta tela, decidí hacerme unas para mí. Me entró la fiebre de las rayas rosas y me hice otras cinco bolsas, ni más ni menos. Como no tenía más botones que le fueran tan bien como el que le puse a la primera, fabriqué unos yo misma con el ganchillo, y luego los decoré con hilos de colores que le fueran bien a la tela. Y así es como quedó:

conestasmanitasVII

Estoy muy contenta, sobre todo con los botones, porque son una buena alternativa para cuando no se tienen de los normales (que además, no sé si sabréis, pero son bastante caros, para lo que son). Lo de poder decorarlos además me gusta porque se pueden hacer así muchas cositas distintas con una misma base. Para este tipo de manualidades creo que pueden ir muy bien.

Aun no he utilizado ninguna de las bolsas. Están ahí, tan ordenaditas y monas…

La receta del bizcocho

No es que quiera ser pesada con tanto bizcocho, pero como mi amiga Coca me pidió la receta del que he hecho esta semana, he pensado que igual a alguien más le interesa.

Es una receta muy fácil, que puede que ya conozcáis. Es un bizcocho de yogur.

Los ingredientes necesarios son:

  • 1 yogur natural (utilizar después el vaso del yogur para las medidas)
  • 3 vasos de harina
  • 2 vasos de azúcar
  • 1/2 – 1 vaso de aceite de oliva
  • 3 huevos
  • 1 cucharada de levadura
  • Si se quiere hacer de dos colores, una cucharada o dos de cacao o chocolate en polvo

Preparación:

  1. Precalentar el horno a 180º.
  2. En un bol, mezclar la harina con la levadura.
  3. Echar en otro bol el yogur, el azúcar, el aceite y los huevos. Mezclar todo muy bien. Es importante que esté bien mezclado el azúcar con el resto de ingredientes para que luego el bizcocho suba mejor.
  4. Añadir la harina al resto de los ingredientes, mezclando bien para evitar que queden grumos.
  5. Si se quiere hacer el bizcocho de dos colores, separar un poco de la mezcla en otro bol, añadirle el cacao o el chocolate y mezclar.
  6. Untar un poco de mantequilla en el molde del bizcocho antes de verter la mezcla. Si es un bizcocho de dos colores, ir vertiendo primero un poco de masa blanca, luego otro poco de la de chocolate, y así alternando hasta utilizar toda la mezcla. Después, durante la cocción, las dos masas se van mezclando creando esos dibujos tan chulos.
  7. Hornear a 180º durante unos 45 minutos. El tiempo de cocción cambia según el tipo de molde, así que habrá que estar atentos  y, si es necesario, pinchar el bizcocho con una aguja o un pincho de cocina para ver si sale seco, que es cuando está listo.

Notas:

– Aquí los yogures normalmente son de 125g, así que es con esta medida con los que yo preparo la receta. Sé que en otros países los tamaños de los yogures pueden ser diferentes, cosa que habrá que tener en cuenta al medir los ingredientes.

– Últimamente utilizo azúcar moreno en lugar de blanco, y queda muy bueno.

– La receta original es con un vaso entero de aceite, pero yo lo suelo hacer con medio para que quede más suave.

– Lo de hacerlo bicolor se me ocurrió después de haber hecho durante mucho tiempo el sencillo, así que imagino que la receta está abierta a muchas innovaciones que se nos puedan ocurrir: utilizar yogur de algún sabor, echarle nueces u otros frutos secos, utilizar algún otro colorante natural en lugar de cacao… ¡Todo es probar!

Bueno, espero que os sirva esta receta y os animéis a probarla. Si lo hacéis, por favor contadme qué tal os ha salido y si os ha resultado sencillo. ^__^

¡Que aproveche!