2007 en Japón… Y vuelta

2007年東京に住んでいました・・・今もうスペインに戻りました。 We lived in Tokyo in 2007… Now we are back in Spain.

Archivos por Etiqueta: bizcocho

El segundo molde: Rosco bicolor

Ayer estrené el otro molde nuevo que vino junto con el del bizcochoso, y os voy a enseñar el resultado.

Decir que este molde es más convencional, redondito en forma de rosca. Utilicé la receta con la que habitualmente hago los bizcochos (en el bizcochoso la hice un poco diferente) y tengo que decir que quedó rico-rico. No sé si por la forma del molde, que hace que la cocción sea diferente, o qué, pero está para chuparse los deditos. ^__^

Primero la foto de “antes del horno”:

bizcochorosco

Nada más salir del horno, éste era el aspecto (¡qué infladito!):

bizcochorosco

Al darle la vuelta, el resultado final fue:

bizcochorosco

Y por dentro…

bizcochorosco

Bueno, ya no tengo más moldes para estrenar, así que espero que esta fiebre del bizcocho se refrene un poco, al menos un par de semanas, para descansar.

Bizcochoso

Hace poco fue mi cumple y mi amatxo (mi madre) después de leer por aquí que ando haciendo bizcochos y rebañando las fuentes, decidió regalarme unos moldes para bizochos, de esos tan modernos de silicona, para ahondar en mi vena repostera.

Aprovechando lo fáciles que son de desmoldar, fabrican estos moldes con montones de formas y tamaños variados, desde los más convencionales hasta los más simpáticos.

Como se puede ver en la siguiente foto, al salir del horno el molde casi se despega solo, lo cual permite que los bizcochos se puedan hacer con detalles que en principio pueden parecer imposibles:

bizcochoso

Tenéis que saber que recibir este tipo de artículos es un poco peligroso, porque, claro, tienes que probarlos, con lo que terminas haciendo bizcochos “demasiado” seguidos. ^___^

Ayer estrené uno de los moldes, y el resultado fue el bizcochoso. Al salir del horno tenía este aspecto:

bizcochoso

Y al sacarlo y darle la vuelta… ¡tachán!

bizcochoso

El plato donde está el bizcochoso también fue de regalo.

bizcochoso

Pobrecito, da una pena comérselo…