2007 en Japón… Y vuelta

2007年東京に住んでいました・・・今もうスペインに戻りました。 We lived in Tokyo in 2007… Now we are back in Spain.

Duda existencial 31.05.10: Hay clientes… y clientes

Hoy quiero compartir un tema del que seguro que todos tenéis alguna experiencia similar: las compañías telefónicas y cómo nos dejamos tratar por ellas.

Hace unos meses, decidimos cambiar de compañía. Estábamos con Euskaltel y, viendo que otras compañías estaban sacando ofertas nuevas y más atractivas, empezamos a pensárnoslo. Antes de decidirnos a cambiar, como estábamos más o menos contentos con el servicio que nos daban, les llamamos para ver si tenían alguna oferta para los ya clientes, que mejorara un poco nuestras condiciones del momento, y de esta manera no tener que cambiar. Peeero, nos dijeron que nanai, vamos, que las ofertas buenas son solo para los no-clientes, o sea, para captar nuevos, pero que al parecer no tenían ningún interés en mantener a los que ya lo eran. En fin, esto ya de por sí, aunque no nos sorprende porque es así como funcionan las cosas, al menos por aquí, no se entiende mucho. Digo yo que debería interesarles no perder clientes y, por tanto, intentar cuidarlos un poquito ¿no?

Así que miramos otras ofertas y decidimos cambiar a la entonces Telefónica. Aquí ya empiezas a alucinar, porque en cuanto llegó la notificación de baja a Euskaltel, cogen y nos llaman ofreciendo ofertas mejores que la que teníamos… Pero señores, ¿no sería más fácil haberlo hecho antes, de manera que yo no me tuviera que cambiar de compañía? ¿Si antes no podían hacernos ninguna nueva oferta, por qué ahora sí?

Bueno, nosotros ya habíamos hecho la gestión y ya iba a ser un lío dar marcha atrás, así que lo dejamos estar. Ya era tarde. Para la próxima.

Ahora bien, voy con Telefónica. En sí no tenemos quejas del servicio que nos dan, peeero todos nuestros problemas con la compañía han venido de la mano de la amable comercial con la que tratamos.

Claro, volvemos al tema de la diferencia de clientes. Cuando fuimos allí a informarnos sobre la oferta (decidimos hacerlo en persona en vez de por teléfono o por internet previendo posibles problemas), oye, fue todo supergenial. Un montón de rato explicándonos, toda la charla completa, “Ya veréis qué bien”, “No os vais a arrepentir”, “¡Uf! Si en vuestra zona tenéis una cobertura genial.” Aquello ya debería haberme hecho reflexionar un poco. Y es que, veréis, la gente con actitud “tan comercial” no me suele resultar de mucha confianza.

Finalmente nos lo pensamos y decidimos hacer el cambio. Y empezó la movida.

Bueno, no me acuerdo de todo lo que pasó, pero en resumen, al gestionar la orden de alta alguien se equivocó (desde luego, no fui yo), con lo que si bien nos instalaron la línea telefónica enseguida, pasaron como tres semanas sin internet y tele. Esto ya de por sí resulta muy cabreante, además la comercial tardó en resolver el asunto (Arandelaさん incluso se enfadó y le llamó a ver qué pasaba, mira que tiene paciencia el hombre), y lo que es mejor aun, al hacernos la instalación tres semanas más tarde de la fecha en la que contratamos, ¡no nos aplicaron la promoción que nosotros firmamos, sino la de la fecha de instalación! Por supuesto, como imaginaréis, con esta nueva promoción nos salía todo más caro.

Nada, visitas a la tienda, llamaditas a la comercial, llamaditas al 1004… Hasta que el martes de la semana pasada, después de recibir la última factura,  fuimos a la tienda, como nos indicó la comercial, para que nos resolviera el tema de una vez y cambiaran el código de la promoción para que nuestra factura viniera como es debido. El martes la chica me dijo que me llamaba al día siguiente.

Como a día de hoy (casi una semana después) aun no había llamado, le he llamado yo hoy a ver cómo estaba el asunto (porque, recordemos, ella me dijo que me llamaba al día siguiente). Y no va y me dice, atención, ¡que ese tema no es su prioridad, que tiene otras muchas cosas que hacer, que la prioridad son los clientes en tienda, que ahora mismo tiene un cliente delante y que ya lo va haciendo según tenga un hueco!

Vale, que no es su prioridad ya lo sé desde el momento en que firmé y salí por la puerta la primera vez, y sé también que si entra gente a la tienda la tienes que atender, pero, leches, ¿os parece normal decirle eso claramente a un cliente? Bueno, yo todavía estoy alucinando…

Yaaaa, claro, que como yo YA soy cliente, ya no importa cómo se me trate.

A ver, que yo no digo que mi reclamación tenga que ser su prioridad, (aunque también llevo ya tres meses con este tema), eso lo sé. Sé que una persona en el trabajo puede estar bien ocupada, pero decirlo así me parece bastante feo, ¿no?

Digo yo que hay maneras de decir las cosas. Si no has tenido tiempo, pues no lo has tenido, bien. Pero si a mí me dices que me llamas al día siguiente, me llamas. Y si no estás segura de que vas a poder, no me lo digas, porque yo voy a estar esperando.

Hay que mirarle el lado bueno. Al menos el cliente que estaba con ella en el momento, si es avispado, ahora ya sabe que si tiene algún problema no será su comercial la que se lo resuelva prestamente.

Anuncios

8 Respuestas a “Duda existencial 31.05.10: Hay clientes… y clientes

  1. nora 31 mayo, 2010 en 14:21

    No sé qué decirte porque es algo que en Japón creo que no pasaría, no digo nunca, pero en la mayoría de los casos creo que el cliente es el “kamisama”.
    Tienes razón al decir que hay maneras de decir las cosas, no solo en la vida real sino también en la virtual … creo que me entiendes, ¿no?
    Besitos**

  2. Alejandro Cremades Rocamora 31 mayo, 2010 en 15:19

    A mí siempre me da la impresión de que (sobre todo en Japón) pasan de favorecer el tema de retener a los clientes para que haya más contratos nuevos todos los años y justificar los sueldos del departamento ventas.
    Lo que es lo mismo que decir que no parece que haya nadie encargándose de que los clientes lo sigan siendo. ¿Tan poca confianza tienen en su servicio? Este tipo de estrategias solo tiene sentido para cuando sabes que estás vendiendo algo que es una mierda 😦

  3. aran 31 mayo, 2010 en 21:11

    nora Pues sí, está claro que algo que nos falla muy a menudo son las formas.
    Y, bueno, aquí de kamisamas, nada de nada… Creo que no llegamos ni a kami.
    Un beso
    Ale Algo así tiene que ser. Aquí desde luego el interés en mantener los clientes es más bien nulo. Se ve que a las empresas solo les interesa el número de nuevas altas, y a los vendedores solo les interesan las comisiones por cliente conseguido. Después ya pasan de todo. No da ninguna confianza, desde luego.
    ¡Saludos!

  4. María 1 junio, 2010 en 15:26

    Uff como te entiendo, telefonica todavía me debe 350 euros de una factura erronea de OCTUBRE!! Y estan en plazo de respuesta a la reclamación…asi que le echamos paciencia que si no.
    Pero lo triste es que con todo es lo mismo, telefonía, agua, moviles…no parecian al cliente cuando lo es.

  5. Coca 1 junio, 2010 en 20:05

    ¿Segura que fue en España y no en México? Ja, ja.
    Aqui también se cuecen habas. Cuando cancele el internet en casa, fui personalmente me dieron mi comprobante y a la siguiente facturación…..zas!! el doble de pago. Resulta que en lugar de darme de baja, la “señorita” me cambió de plan y me puso el más caro!! Escribi un mensaje con mucho tacto diciendo que no les pagaría y que si quería me cortaran el servicio, pero eso si iría a la procuraduría del consumidor con el papelito que me dieron. Resumen: al pagar la suma había dosminuido considerablemente.
    Es que si te dejas………..te ven la cara, y eso a mi no me gusta.
    Saluditos

  6. aran 2 junio, 2010 en 10:49

    María ¡Desde octubre! Joer, qué gente…
    Sí, porque tenemos paciencia, si no esto iba a ser un caos. De eso se aprovechan todos, como dices. Este tipo de compañías grandes de las que casi siempre sí o sí tienes que depender hacen lo que les da la gana.
    Coca Sí, yo me he dado cuenta, en este tiempo, que si pueden te la cuelan. A mí, además de este lío, me han intentado cobrar cosas que no he contratado. Luego las he reclamado y me han devuelto el dinero sin problema, pero desde luego ellos lo intentan, y si tú no te quejas, se quedan con la pasta… Qué asquito…
    ¡Saludos!

  7. 759 6 junio, 2010 en 15:26

    Hace como dos años sucedió esto:
    Yo leo un periódico publicado aquí, y para recibirlo en casa había decidido suscribirme por contrato anual.
    Una vez, cuando faltaban dos o tres meses para terminar mi suscripción, el periódico se tomó la molestia de enviarme muy atentamente el aviso de renovación de mi contrato, con una pequeña oferta con que me iba a regalar un mes de suscripción gratis si yo aceptaba seguir leyendo el periódico por un año más. Bueno, con todo gusto acepté la oferta y renové mi contrato inmediatamente, realizando el pago del dinero correspondiente. Perfecto.
    Pero… todo eso, sin imaginarme lo que iba a suceder dos o tres meses más tarde: Cuando justo iba a vencer mi antiguo período de contrato, al periódico se le ocurre montar una gran oferta de promoción, con el descuento de 50% del precio en caso de suscripción de un año… Sea, suscripción de 12 meses por precio de seis meses. Pero, ¿qué? Demasiada diferencia de lo que me habían ofrecido (suscripción de 13 meses por precio de 12 meses) con dos o tres meses de anticipación… ¿Qué es esto?
    La nueva oferta no solo era para nuevos lectores sino también para los ya suscritos, porque en su formulario aparecía un espacio para apuntar el código de cliente de los ya suscritos.. O sea que yo debí tener derecho a beneficiarme de la nueva oferta….. PERO no pude, porque ya había renovado mi contrato con dos o tres meses de antelación, haciéndole caso al amable aviso enviado por el mismo periódico con meses de anticipación.
    La verdad es que tuve ganas de anular de una vez mi suscripción, para inmediatamente volver a suscribirme, esta vez pagando solamente la mitad… No me atreví, pero me pareció un pésimo trato a los fieles clientes. ¿Qué te parece?

  8. aran 7 junio, 2010 en 12:31

    759 Me parece una manera muy fea de las empresas de asegurarse unos ciertos ingresos disfrazándolos de amabilidad. Y sí, es un detalle muy malo para los ya clientes como lo eras tú. Además con estas cosas se queda uno con una sensación de que le han engañado y encima te tienes que aguantar, ¿verdad?
    Lo único que nos queda al menos es no volver a renovar o, si acaso, intentar darse de baja y que nos devuelvan el dinero, pero eso suele ser muuuuy complicado. :S

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: