2007 en Japón… Y vuelta

2007年東京に住んでいました・・・今もうスペインに戻りました。 We lived in Tokyo in 2007… Now we are back in Spain.

Archivos mensuales: agosto 2009

Santi y el café de Quicoto

Como toda la blogosfera sabe, Quicoto miente más que postea. Todos hemos visto el café que se preparó a modo de reto para intentar ocultar la realidad.

Se preparó un café “descafeinado” con leche y azucar, cuando todos sabemos que ése no es el café-café que tanto le gusta a Quicoto.

A Santi no le gustó nada el post y se sintió traicionado. Así que, hoy ha decidido desvelar la vedad desde Zamudio.

Este es el Café-Café que le gusta tomar a Quicoto en la intimidad durante sus charlas de fotografía delante de su 18-200:

uno

Esta botella de Café-Café llegó a manos de Santi e inmediatamente la puso en el congelador para recoger el guante lanzado por Quicoto.

dos

Aquí está Santi dispuesto a tomarse “ese café frío que quema la garganta” del que no quiere oir hablar “el innombrable”.

tres

Que fresquito está el licor después de salir del congelador. Se empaña la botella y escurre el vapor de agua condensado. Todo ello, al más puro estilo publicitario de Coca-cola.

La tentación es grande y Santi decide darse un homenaje:

cuatro

¡ESE SANTI AHÍ! Tumbando aguja…….

¡¡¡¡¡¡¡¡VA POR TI QUICOTO!!!!!!!!

cinco

Santi, todo campeón, se tomó el chupito de trago y sin distracciones con objetivos 18-200. No dio tiempo a que se le calentara la bebida……eh Quicoto???

Que pim….que pam….

seis

Al pobre Santi le entró el “pedo violento” y rompió el vaso de un picotazo (obsérvese la raja en el cristal).

Sus última palabras antes de entrar en coma fueron: Quicoto….el próximo vas a ser tú…..y juan valdez……

Aspartamo: nuestro “amigo” sin calorías

Me gustaría hablaros un poquito sobre el aspartamo. No sé si habréis oído hablar de él. Es uno de esos grandes inventos que hace que podamos tomar refrescos, caramelos, chicles, helados y todas esas cosas tan ricas, pero ¡con muchas menos calorías! Sí, porque esta sustancia es un edulcorante artificial que se añade a muchos productos alimentarios para evitar así añadirle azúcar, con lo que se disminuye su contenido calórico. Así tenemos los hoy en día tan valorados productos “light”.

Porque, menuda maravilla poder seguir tomando esas cosas tan dulces y que tanto nos gustan, ¡sin engordar!

Bueno, esto es lo que se nos vende en la publicidad y demás. Si no, pensad en cuántas veces habréis oído últimamente, sobre todo ahora que es verano, eso de “sin azúcar añadido”, vendiéndonos la idea de que son productos más saludables que los azucarados.

Resulta que, si una se informa un poco, a esos productos no se les añade azúcar, no, pero se les añaden otras cosas, otros edulcorantes, como el susodicho aspartamo.

¿Y qué es el aspartamo? Es un producto químico que se desubrió en los años 60, mientras se investigaba un medicamento. Resultó tener un poder edulcorante 200 veces superior al del azúcar, y enseguida empezó a utilizarse en productos alimentarios. Poco tiempo después ya empezaron a surgir estudios independientes que alertaban de la posible toxicidad de esta sustancia y de sus posibles efectos secundarios a largo plazo. Pero, como ya sabéis, poderoso caballero es don dinero, y la utilización del aspartamo en la industria alimentaria ya había empezado a dar tal cantidad de beneficios que no interesaba que se supieran dichos efectos.

Así es como hemos continuado hasta hoy en día, cuando preferimos tomarnos un refresco “light” porque es más sano que uno azucarado. De hecho, por lo que he podido comprobar últimamente, hay bebidas en las que ni siquiera tienes la opción de elegir, como son las gaseosas. No hay versión “normal” y versión “light”, sólo hay versión con edulcorantes artificiales. Así que supongo que debe ser mucho más barato echarle esos productos que echarle azúcar.

Hay mucha controversia al respecto de los efectos negativos de los edulcorantes artificiales. Como os decía, hay muchos intereses, así que imagino que habrá tantos estudios partidarios como contrarios a los mismos. Pero, ¿sabéis qué? La ciencia muchas veces no es todo lo objetiva que una podría esperar, principalmente cuando hay tanto dinero que ganar o que perder. Así que yo me voy a guiar por aquello de cuando el río suena agua lleva (hoy estoy de refranes…).

Estaréis pensando, “Bueno, ¿y cuáles son esos efectos negativos de los que habla esta mujer?”. Hay muchos posibles efectos secundarios descritos. Algunos de estos efectos son tan inespecíficos y aparentemente “sencillos” como pueden ser dolor de cabeza o problemas digestivos, y otros son perlitas como poder agravar o provocar enfermedades como el alzheimer, el parkinson, la fibromialgia y el cáncer cerebral, entre otros.

Así que, amigos míos, yo prefiero tomar un poco de azúcar de vez en cuando que tomar “light” todos los días, por si las moscas.

azúcar

Y después de contaros todo esto (si habéis llegado hasta aquí, mi enhorabuena y perdón por el rollo, y gracias por leerme), os diré cómo podéis identificar este edulcorante en las etiquetas de los alimentos, por si os interesa. Puede aparecer directamente como aspartamo, o como E950 (acesulfamo K), E 951, y también a veces pone “contiene una fuente de fenilalanina”.

Si queréis saber más sobre éste tema podéis visitar por ejemplo ésta página o ésta otra (están en inglés pero tienen algún apartado en español), o también consultar el libro “Los aditivos alimentarios” de Corinne Gouget.

Segunda barbacoa en Zamu

Comentaba ayer el señor Biru-san que quería que habláramos en el blog sobre la última barbacoa que hicimos.

Como él es casi co-fundador de esta recién nacida tradición parrillera y como yo soy muy demasiado obediente, voy a hacerle caso, aunque sigo considerando que su propia crónica del evento y sobre todo de la inevitable partida de parchís era ya lo suficientemente interesante y elocuente.

Bueno, pues el caso es que hace un par de semanas celebramos en el pueblo nuestra segunda barbacoa, esta vez con más invitados que la anterior. Tengo que reconocer que, para mi gusto, quizás estábamos demasiada gente, con lo que la cosa quedó un poco desorganizada (sobró comida por un tubo…), pero así es como surgió.

Arandelaさん fue a coger sitio sobre las 7:30 de la mañana del domingo (sí, un pedazo de madrugón y en festivo…). Pensaréis que era demasiado pronto. Pues no, porque allí ya había algunas mesas cogidas.

Por lo visto surgió algún conflicto en la zona ya que al igual que Arandelaさん, había allí otro chico guardando mesa también, pero otras mesas estaban reservadas porque alguien había ido, había dejado su mantel, y se había vuelto a casa a dormir, lo cual es un poco injusto para los que se quedan allí toda la mañana haciendo tiempo hasta la hora de comer. Así que el otro chico al que me refería creo que estaba un poco enfadado con la situación. Pero en fin, así son las cosas.

Yo me uní a la espera un rato más tarde y allí estuvimos leyendo el periódico, jugando a cartas y demás hasta que empezó a llegar la gente.

Sobre la barbacoa en sí, además de que como he dicho antes había montones y montones de comida (varias ensaladas, patatas asadas, patatas fritas, aceitunas, hamburguesas, carne argentina, salchichas, chorizos criollos, diferentes tipos de panes, pastel de postre y muuuchas bebidas), qué puedo decir…

Estuvimos muy a gusto ya que aunque hacía calor estábamos a la sombra de los árboles y se estaba muy bien (Arandelaさん, que sabe elegir la mesa como nadie).

Aquello parecía enteramente la ONU, vamos, que fue un evento muy multicultural. Allí nos encontrábamos una japonesa, que les dio a todos una gran lección de cómo ganar al parchís sin conocer el juego ni de lejos, una mexicana, que se unió tarde, pero se unió, tres portuguesas, que estuvieron enseñando a Biru-san a hablar con propiedad, un argentino, que trajo un montón de carne de su tierra, el propio Birubao, el más bilbaíno de todos, Arandelaさん、de Zamudio de toda la vida, y una servidora, de raíces indefinidas. Así que ya veis que aquello fue muy variado.

Las fotos que tenemos son todas de la gente sentada a la mesa, y como no sé si a todos les gustaría o no salir en este blog tan multitudinario, y no creo que tenga mucha gracia poner una foto llena de caras borrosas o pixeladas, os remito a la foto cabezas-cortadas ya publicada sobre el evento, para que os hagáis una muy ligera idea de cómo fue la comida.

Creo que con esto ya que más o menos explicada mi versión del día. Ahora, ¡a esperar a la próxima!